Cómo hacer jabón de pepino

Publicado el : 25/10/2018 12:41:02
Categorías : Ecosfera club Rss feed , Jabones artesanos Rss feed

Las propiedades del pepino son bien conocidas desde la antigüedad, se dice que en la cultura egipcia se utilizaba para el cuidado de la piel. El pepino es hidratante y emoliente, mejora el aspecto de la piel y la rejuvenece reduciendo la aparición de arrugas. Asimismo posee propiedades astringentes, refrescantes y es bien conocida su capacidad “antigrasa” que lo hace especialmente indicado para las pieles grasas y acnéicas, también posee una gran capacidad para suavizar el cutis y disminuir manchas y pecas por lo que es utilizado en cosmética para todo tipo de pieles. Podríamos decir que es un todoterreno. 

El pepino contiene hasta un 96% de agua. Aporta vitaminas C, E y antioxidantes que hidratan la piel retrasando la degradación del ácido hialurónico y la elastina, sustancias que hacen que la piel no pierda su elasticidad.

Extraeremos el jugo sin pulpa del pepino, pasándolo por la licuadora o extractor de jugo. Lo ponemos en las cubiteras y lo congelamos. Este jugo es el que vamos a utilizar, en lugar del agua, para deshacer la sosa.

 

 Cómo hacer jabón de pepino

 

FÓRMULA PARA 1.000 GR DE JABÓN. 

- 297 gr Aceite de oliva

- 127 gr Aceite de Coco refinado

- 141 gr Aceite de Palma BIO

-   71 gr Aceite de Macadamia

-   71 gr Aceite de Pepita de Uva

-   18 gr Cera de Abejas

-   97 gr Sosa PQS (Hidróxido de sodio o soda cáustica)

- 179 gr Jugo de pepino (congelado)

-   20 gr Aceite esencial de Lemongrass

-   10 gr Aceite esencial de Lima

-   10 gr Aceite esencial de Menta Piperita

La fórmula está hecha con un sobre engrasado del 7% y una concentración del 35%

Los aceites esenciales son opcionales, como es lógico podéis poner cualquier combinación de aceites esenciales o fragancia que os guste. 

 

PREPARACIÓN

  • Empezaremos por congelar el jugo de pepino en las cubiteras de la nevera. Una vez congelado, usaremos este jugo en lugar del agua e iremos echando la sosa poco a poco hasta ver que se ha disuelto completamente. Por si acaso quedara algún granito de sosa sin deshacer, es conveniente colarlo.

  • Pesamos los aceites duros (coco y palma) y los ponemos a derretir junto con la cera de abeja directamente al fuego o en el microondas.

  • Pesamos el resto de los aceites (oliva, macadamia, pepita de uva) y los mezclamos junto con los aceites duros.

  • Echamos la mezcla del jugo y sosa sobre los aceites y comenzamos a batir hasta alcanzar el punto de traza. 

  • Incorporamos los aceites esenciales, mezclando a mano y pasamos a verter el jabón en el molde.

  • El jabón queda con su color natural muy bonito pero si queréis hacerle unas aguas, solamente hay que apartar en una jarra una parte del jabón y echarle un poco de dióxido de titanio. A continuación solo debes ir alternando las jarras a la hora de verterlo en el molde.

  • Abrigamos el jabón durante 24 horas. Pasado ese tiempo, ya podemos desmoldar el jabón y cortarlo.

  • Le daremos una curación de cuatro semanas antes de usarlo.

¡¡Espero que os guste y os animéis a hacerlo!!

Con cariño,

Blanca López

Share

Añadir un comentario

 (con http://)