Cómo hacer crema hidratante para manos de Karité y Babassu

Publicado el : 15/09/2017 14:21:38
Categorías : Cosmética Natural Rss feed

En esta ocasión os traemos una crema muy hidratante para manos, en la que tanto el aceite de babassu como la manteca de karité nos van a proporcionar una gran hidratación, proporcionando suavidad y flexibilidad, además de crear una barrera que impide la pérdida de agua trans- epidérmica.

Dentro de los componentes de nuestra crema, tenemos el aceite de onagra, rico en ácido gamma-linolénico que actúa como reparador de la piel. La glicerina vegetal y el lactato de sodio, humectantes que nos van a aportar hidratación. El bisabolol alfa que hidrata y reduce la inflamación e irritación en la piel. La proteína de seda es un regenerador celular y una fuente natural de hidratación excelente para las pieles dañadas y envejecidas, y por último, el pantenol que tiene efecto antiinflamatorio y cicatrizante, evita la irritación, sequedad, aspereza y la descamación.

Cómo hacer crema hidratante para manos de Karité y Babassú

 

FÓRMULA PARA 100 GRS DE CREMA

FASE A OLEOSA

 8 gr  Cera Olivem 1000 (emulsionante)

10 gr  Aceite de Babassu

 5 gr  Manteca de karité

 5 gr  Aceite de Onagra

 

FASE B ACUOSA

40 gr  Agua destilada o de mineralización débil

20 gr  Hidrolato de lavanda Bio

  3 gr  Glicerina vegetal PH Eur (humectante)

  2 gr  Lactato de sodio al 60% (humectante)

 

FASE C ACTIVOS

  1 gr  Pantenol

  2 gr  Proteína de seda    

0,5 gr  Bisabolol alfa

FASE D CONSERVANTE, PH Y OLOR

  2 gr  Leucidal (conservante)

Ácido láctico  ó Ácido cítrico para corregir el PH 

1% de aceite esencial o fragancia: en esta crema he puesto 1 gr de aceite esencial de lima que le da un olor muy agradable.

 

 

REALIZACIÓN:

  1. Comenzamos tomando todas las medidas de higiene necesarias: nos ponemos los guantes y limpiamos con alcohol de 70º todos los utensilios y envases.

  2. Pesamos la fase oleosa A en una jarra y la fase acuosa B en otra.

  3. Ponemos al baño maría (o en el microondas) la fase oleosa hasta que la cera emulsionante se haya derretido. En ese momento comprobamos la temperatura y calentamos la fase acuosa a la misma temperatura. Es muy importante que las dos fases estén a la misma temperatura o con una diferencia muy pequeña (puede ser de dos grados).

  4. A continuación verteremos la fase acuosa B sobre la fase oleosa A y batimos. La crema emulsiona cuando baja a unos 40 grados de temperatura, por lo tanto no es necesario estar batiendo todo el tiempo (podemos batir, parar y batir). De esa manera no sobrecalentaremos la batidora exponiéndonos a que se queme.

  5. Una vez realizada la emulsión, esperamos a que esté fría e incorporamos los aditivos de uno en uno y continuamos batiendo a mano entre cada adición. De esta forma eliminamos el aire que le haya metido la batidora y obtendremos consistencia crema y no de mousse. 

  1. Cuando ya tenemos todos los aditivos y el conservante incorporados, es el momento de medir el pH. Conviene que se encuentre en 5,5 o como mucho en 6. Si está más alto lo iremos regulando con ácido láctico o con una disolución de ácido cítrico al 50% (misma cantidad de agua que de ácido cítrico), gota a gota, hasta obtener el PH adecuado. 

  1. Para finalizar, incorporamos el aroma y ya tenemos nuestra crema lista para envasar. 

NOTA: siempre es conveniente dejar reposar la crema 24 horas antes de usarla y hacer una prueba de alergia poniendo un poco en el antebrazo. Si pasadas las 24 horas no se nota ninguna reacción, ya podemos usar la crema con total tranquilidad.

Share

Añadir un comentario

 (con http://)