Cómo elaborar jabón de Neem

Publicado el : 19/08/2016 09:52:22
Categorías : Jabones artesanos Rss feed

El aceite de neem es el mayor aliado que se conoce actualmente contra la psoriasis y otras afecciones de la piel. Es un aceite muy complejo que contiene alrededor de 140 ingredientes activos.

El aceite de neem destaca por su emoliencia, suavizando y humectando la piel seca y agrietada a la vez que cicatriza cualquier lesión o descamación.

El neem también calma las rojeces e irritaciones directamente, por medio de algunos de sus ingredientes que actúan como esteroides. Además, el neem puede ejercer un efecto sobre la piel similar al que harían los esteroides, pero sin los indeseables efectos secundarios que éstos provocan.

Cuando el aceite de neem se utiliza regularmente (con el uso de jabón de neem, champú de neem, y lociones o cremas de neem), también se previene cualquier infección futura de la piel que pueda agravar o hacer recaer los síntomas de la psoriasis. Es conveniente dejar actuar unos minutos el jabón sobre la piel antes de aclarar para que sea más efectivo.

pasos para realizar jabón de Neem

Fórmula para 1000 gr de jabón

- 110 grs    Aceite de neem         

- 110 grs    Aceite de oliva            

- 166 grs    Aceite de coco             

- 166 grs    Aceite de palma           

-   56 grs    Manteca de karité        

- 111 grs    Aceite de macadamia  

-   98 grs    Sosa                               

- 183 grs    Agua destilada o mineral (mineralización débil) 

Aceites esenciales:

-  20 grs    árbol del té 

-  20 grs    lavanda 

PREPARACIÓN

  1. Para empezar a elaborar el jabón tendremos en cuenta como siempre todas las medidas de higiene y seguridad. Imprescindibles los guantes en todo el proceso y la mascarilla al mezclar la sosa, haciéndolo en un lugar bien ventilado.

  2. Pesamos la sosa y la mezclamos con el agua. Dejamos que se enfríe hasta los 40°C.

  3. Pesamos los aceites duros (coco, palma, karité) y los ponemos a derretir  directamente al fuego o en el microondas.

  4. Pesamos el resto de los aceites (oliva, neem, macadamia) y los mezclamos junto con los aceites duros.

  5. Echamos la mezcla de sosa y agua sobre los aceites y mezclamos muy bien (sin batidora) hasta comprobar que la mezcla está perfectamente homogénea. Apartamos un poco en dos jarras.

  6. A continuación a una de las jarras previamente apartadas le añadimos un poco de dióxido de titanio, a otra un poco de mica marrón y el resto lo dejamos con su color natural.

  7. Batimos hasta alcanzar el punto de traza pero muy ligera. Dividimos los aceites esenciales y fragancia entre las tres jarras.

  8. A continuación solo debes ir alternando las jarras a la hora de verterlo en el molde.

  9. Abrigamos el jabón durante 24 horas. Pasado ese tiempo, ya podemos desmoldar el jabón y cortarlo.

  10. Le daremos una curación de cuatro semanas antes de usarlo.

¡¡Espero que os guste y os animéis a hacerlo!!

Con cariño,

Blanca López

Share

Añadir un comentario

 (con http://)