Aceite esencial de Lima

No hay valoraciones para este producto

INCI: Citrus aurantifolia

Es amarillo claro y posee un aroma a hierba, amargo y fresco, con notas ácidas intensas y estimulantes que gusta mucho a los hombres. Se hizo famosa entre los marineros británicos del siglo XVIII, que las consumían para combatir el scorbuto, y en tanta cantidad, que les apodaron “Limey”.

Más detalles

Al comprar este producto puede obtener hasta 5 Puntos . Su carro de compras totalizará 5 puntos que se puede convertir en un cupóne de descuento de 0,10 € .


5,50 € IVA incl.

  • 30 ml
  • 60 ml
  • 125 ml
  • 250 ml

Más

Origen: oriunda del sudeste de Asia, es introducida en Europa en tiempos de las Cruzadas a través del Medio Oriente y África del Norte. No tiene tanta diversidad de usos como el limón, pero posee interesantes propiedades.

Propiedades: antiinflamatorio, analgésico, antioxidante, antimicrobiano, bactericida, desodorante, antiviral, astringente, tónico… se usa para mejorar la circulación y eliminar la celulitis, como regulador del acné y tonificador, para fortalecer uñas o aliviar problemas respiratorios. Y también para problemas de la piel como herpes, varices, forúnculos o picaduras de insectos.

Combina con: lavanda, citronela, mandarina, nerolí, romero, bergamota, naranja, amaro, salvia, ylang-ylang y jazmín.

Cantidad recomendada: de 0,5 a 1% para cremas y lociones; 4% para jabones de proceso en frío y de 2 a 3% en jabones de glicerina.

Precauciones: sólo para uso externo. No es tóxico, pero debe utilizarse siempre diluido. Evitar el contacto con ojos y mucosas. Almacenar en envases oscuros y en un lugar seco, fresco y protegido de la luz.

Comentarios

No hay comentarios por el momento.

Escribe un comentario

Aceite esencial de Lima

Aceite esencial de Lima

INCI: Citrus aurantifolia

Es amarillo claro y posee un aroma a hierba, amargo y fresco, con notas ácidas intensas y estimulantes que gusta mucho a los hombres. Se hizo famosa entre los marineros británicos del siglo XVIII, que las consumían para combatir el scorbuto, y en tanta cantidad, que les apodaron “Limey”.

Entradas del blog en relación